¡Quiero superar a Ana Guevara!

Por
2013
baseball2


Gabriela Verenis Gámez, campeona nacional.

Quiero superar a Ana Guevara….

La atleta hermosillense traza metas ambiciosas de la mano de su familia, compuesta por

deportistas de tiempo completo.

 

 

 

 

 

 Por Víctor Valdez /

Como una de las promesas más sólidas del deporte sonorense y nacional se yergue impetuosa la corredora local, Gabriela Verenis Gámez Rodríguez.

Esta simpática jovencita a sus escasos doce años tiene el mundo a sus pies, tras haber conquistado la medalla de oro en los recién concluidos VI Juegos Nacionales Deportivos Escolares Nivel Primaria efectuados en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua.

La irrupción sorpresiva de Gabriela Verenis posicionó a su estado en la cima, al terminar Sonora como el número uno tanto en medallas-con 7 (5 oros y 2 platas)-, como en la sumatoria de puntos 1025.

Cuando apenas transcurría un mes  de haber debutado prácticamente en esta disciplina, la corredora de pista asombró a propios y extraños con su extraordinario desempeño en las competencias de 600 y 300 metros planos.

Aunque la presea aurea fue en la distancia de 600 metros, también dejó claro que es digna contrincante en la prueba de 300 metros donde quedó muy cerquita de las medallas.

A ella, le viene de familia esto del deporte, en específico el atletismo ya que su mamá Cinthia Verenis ha sido y es una de las corredoras pedestres más cotizadas de la entidad de ahí que su hogar, enclavado en la colonia Y Griega, en el sur de la ciudad, sea un recinto de cultura física.

Verenis accedió a la fase nacional, tras superar de manera holgada las fases previas, representando a la escuela primaria Ejido de Villa de Seris “Profr. Maciel Corrales Peralta”, donde cursó el sexto grado “A”.

Con un gesto de agradecimiento se dirige hacia su maestro de educación física, Ricardo Germán López, cuya insistencia en que llegaría lejos dejó huella en ella y le abrió la puerta de la motivación para recorrer las eliminatorias con solvencia e instalarse en la final nacional.

“!Bueno,  pues me siento muy feliz. Estoy muy orgullosa de lo que hice; además, contenta!.

Con esas cortas palabras resume la campeona nacional su estado anímico y motivación.

Sentada cómodamente en la sala de su casa,  recibe a TRIUNFO Siempre Deportivo mostrando una incipiente dualidad entre la niña ganadora y la atleta de élite.

Confiesa sin tapujos que su prueba era la de 600 metros, en la cual se sintió más confiada y segura.

“Esa es mi prueba, desde la semifinal me dije que esta era la competencia que prefería”..

“Yo me la llevo, pensé.”

Desde la fase de semifinal donde registró 1:44:09 pasó sin problemas sobre la competidora de Guanajuato,  Evelyn Vianney Gutiérrez (1:45:72) perfilándose firme al pódium.

Ya en la prueba decisiva se topó con una correosa gacelita de Oaxaca, Frida Nohemí González a quien le ganó echando mano de su gran calidad y fina estrategia.

La sonorense terminó con marca de 1:42:85 mientras que la representante de la Bella Antequera sumó 1:43:75.

En los 300 metros, Verenis hizo 45:23 siendo ganadora la purépecha, Montserat Herrera con 43:58.

 

“Iba con esa mentalidad”.

Su incursión, también exitosa,  en el patinaje le permitió adquirir una disciplina capaz de transportarla hacia la consecución de este tipo de metas.

“Yo era patinadora, quizás no me iba tan bien, pero me ayudó a descubrir lo que era realmente mío”, dice ya más suelta en sus expresiones.

Para poder llegar tan lejos, Verenis cumplió con un riguroso plan de trabajo elaborado por el entrenador Conrado Soto, uno de los mentores más serios y profesionales del atletismo sonorense.

“Cuando llegué a la meta me dijo que había hecho mi mejor esfuerzo, que ese era el mejor regalo que yo le haría porque era el Día del Padre”.

Soto le tuvo fe a su alumna, tanto que debió de poner dinero de su bolsillo para acudir a la justa.

Recuerda también sus palabras técnico-tácticas de que al entrar en la pista “no dejara de moverme”.

 

Quiero superar a Ana Gabriela Guevara

El linaje atlético que trae, le permite mirar muy alto, tanto como fijarse metas ambiciosas y a su alcance.

“Quiero ser mejor que Ana Gabriela Guevara.

“Estoy consciente que deberé trabajar mucho para llegar a serlo”.

No se cansó durante toda la entrevista de elogiar a su mamá y de afirmar que mucho se lo debe a ella.

Ella (Cinthia Verenis) es mi más grande ejemplo, mi motivación”.

“La admiro, siempre me ha apoyado, sus mensajes me sirvieron de mucho apoyo. Cuando gané pensé en ella, se lo dediqué a ella”.

Tras admitir que de su escuela no hay mucha afición por la competencia de alto nivel, dijo que sería importante se promoviera la detección de talentos.

“Algunas compañeras entrenaban, pero no eran constantes”.

 

Una atleta triunfadora, una estudiante de excelencia

Pero no sólo en el campo del deporte es donde ha logrado destacar Verenis.

Dentro del plano académico terminó también como una de las mejores con un promedio en sexto año de 10 y en los seis años de 9.8.

“Tenemos que estudiar, prepararnos, es muy importante en la vida”.

 

No le asusta la disciplina

Para llegar a lo más alto, los atletas de élite han tenido que hacer grandes sacrificios. Ella está de acuerdo en todo lo que tenga que ver con disciplina y orden.

Sabe que la exigencia es una palabra recurrente en el camino al éxito.

La acepta.

“No me gusta estar sin hacer nada. Me gusta el atletismo porque es muy exigente. Es un gozo”.

 

De los errores se aprende

El cuarto lugar en la prueba de los 300 metros le dejó enseñanza.

En cambió en la competencia de 600 sacó la casta.

“La del Distrito Federal se iba quedando; si jaló me voy a quedar yo también pensé. La de Oaxaca, se iba despegando y cuando menos pensé en la recta final hice el gran esfuerzo y la superé en la última recta, la fui cazando”.

 

Viene la etapa de robustecimiento

Ahora estará en la mira de todos.

Por ello, sabe que debe redoblar esfuerzos y se encamina por esa ruta.

“Para ir al Nacional entrené en el ITH pero ahora me dijeron que estaremos en las canchas y la alberca del “Héctor Espino” para fortalecer nuestros músculos y estoy lista para ello”.

 

Es mejor que yo: Cinthia

Su mamá en este momento es la más feliz de la tierra.

Sus gestos lo dicen todo.

No cabe de alegría.

Siento que es mejor que yo. Tan chiquita y es campeona nacional, es lo máximo, me superó”

Admite que nunca se imaginó que a esa edad llegaría tan alto.

“Pero eso si te digo que ya desde que venía en el vientre sentía el deporte porque a los siete meses de embarazo gané una carrera y cuando estaba muy pequeña, de un mes, me la llevaba a La Milla y la ponía a un lado”.

 

No tiene beca

Aun cuando el ISSSTESON, donde labora su mamá, le estará dando una beca, hasta el momento ni la SEC ni la Codeson le han ofrecido algún estímulo.

“Ella es muy responsable, me acuerdo cuando llegaba de competir en patinaje apenas dormía dos o tres horas y se iba a la escuela”.

 

 

Es una niña ejemplar

Para el doctor Samuel Mejía, pareja de Verenis, Gabriela Verenis es una niña ejemplar al igual que su hermano menor Isaac.

“Creo que va para allá a lo más alto. Aquí en nuestra casa se vive, come y respira deporte. Llegamos de trabajar y nos vamos a entrenar. Igual el fin de semana”.

El especialista en urología, dijo que hacen falta más y mejores instalaciones deportivas donde los atletas puedan entrenarse con los rigores de la alta competencia.

Vaticinó que la campeona nacional va a destacar en los 800 y 1500 metros.

“Va a llegar a ser la mejor por su resistencia aeróbica”.

Admitió además que el apoyo de su madre es fundamental.

 

Ya ha ganado pruebas pedestres

Para respaldar lo anterior dijo que la atleta ya ha ganado carreras pedestres como la del ISSSTESON dedicada a su madre en la cual realizó un excelente tiempo superando a corredores consagrados.

De seguir así, seguramente se sumará a la selecta lista de atletas sonorenses que han pisado tierras olímpicas.

Comentarios

  1.    netza ramos   2013-09-06
    Conozco a Gabriela, a su familia y a su entrenador y creo en verdad que está rodeada de todo lo necesario para lograr la meta que se propone, es ambicioso el proyecto pero también tiene las facultades y un gran corazón para lograrlo; ¡ánimo! México necesita de gente con pensamientos triunfadores aletémos a los valientes. MUCHAS FELICIDADES.