¡Tiempos traen cambios!

Por
2018-11-04
baseball2

El actual presidente de la Liga de Futbol Veteranos de Hermosillo, "Nacho" Duarte (izquierda) ha recibido la estafeta de Unión de Ligas por parte de Evaristo Benítez. (En la gráfica el dirigente es acompañado por Víctor Arturo López (Tesorero de la Liga) y el líder vitalicio de los árbitros Miguel A. García).

Por Alberto Arellano / Triunfo Deportivo

Hermosillo, Sonora, 4 de noviembre de 2018.- La figura de Unión de Ligas de Futbol tiene a partir de la semana anterior como directivo principal a Ignacio Duarte, quien es actualmente presidente de la Liga de Veteranos.

Lo anterior ha trascendido después de que por espacio de varias temporadas la mencionada organización tuvo como representante a Evaristo Benítez, quien ahora y desde hace unas semanas atrás está al frente de la Asociación Estatal de Futbol.

A "Nacho" Duarte le tocará poner manos a la obra en lo que al parecer será el resurgimiento operacional de un entidad que ha tenido sus altibajos, pero que en los últimos tiempos ha vuelto a tener presencia merced a que cuenta en su poder con el Comodato de Uso de las instalaciones deportivas –canchas de futbol- que le confirió la administración municipal anterior por conducto del Instituto del Deporte (IDH).

Se espera que en estos días se realice la presentación formal de quienes habrán de ser de aquí en adelante los que coordinen el funcionamiento de los espacios deportivos para el futbol, y esencialmente para que den a conocer de qué manera se llevará a cabo la coordinación y mejor gestión con las distintas Ligas que utilizan las canchas.

En todo caso y tratándose de espacios que son de interés público y no tanto particular, toca a la autoridad no desatenderse del todo, ya que el mantenimiento y vigilancia de las instalaciones deportivas son factores de primer orden a perseverar.

La visión y experiencia que se ha tenido respecto a los comodatos de orden publico conlleva mucha responsabilidad, por lo que las decisiones que se tomen deben estar fundamentadas y poniendo cuidado en que no se entorpezca ninguna actividad deportiva de las Ligas que hacen uso de los espacios de marras.

Queda claro que la participación genera compromiso de las partes, de tal suerte que las actividades de las Ligas no se deben interferir por cuestiones dogmaticas en ningún momento.

En todo caso se debe atender en toda circunstancia y situación el enfoque social y popular que asiste al impulso y promoción del deporte entre la niñez y juventud, principalmente.

Claro, sin dejar de brindar las seguridades que corresponden a las Ligas de Primera Fuerza y Veteranos que operan en la capital sonorense.